quarta-feira, 1 de janeiro de 2014

Poul Anderson Apresentado por Isaac Asimov



Poul Anderson Apresentado por Isaac Asimov

Aquí está Poul, uno de los escritores de ciencia ficción de más alto rango, y que se encuentra por delante de mí en el orden alfabético. No pensarían que iba a faltar, ¿verdad? Poul es el único escritor incluido en los cinco primeros volúmenes de Los Premios Hugo. Tiene un relato en cada uno de ellos. Y ahora otro en el volumen 7 (sólo ha faltado una vez). Lo cual le otorga seis apariciones, y lo empareja con Harlan Ellison. Y si desean atisbar en el futuro, puedo asegurarles que Poul estará también en el próximo volumen.

Poul es un prolífico escritor que lleva una actividad continua de casi cuarenta años, y se ha ganado bien sus premios, pese a lo cual siempre he tenido la impresión de que no se le valora como es debido. En realidad, opino que se trata del autor con más calidad literaria en este campo, pero que, al mismo tiempo, es el menos valorado.

A veces, especulo acerca del motivo de este hecho.

Puede ser cuestión de carisma. Me acuerdo de un escritor de categoría, de ciencia ficción (no Poul), que una vez me dijo con amargura que estaba decidido a abandonar este campo porque no era lo bastante apreciado.

-Escribir bien no es suficiente -alegó-. Hay que formar un espectáculo. Si quisiera convertirme en un payaso, como tú y Harlan hacéis, y realizase cabriolas en las convenciones y anduviera detrás de las chicas, le gritara a la gente o volcara carretillas, por ejemplo, todos se fijarían en mí y decidirían que mis libros son buenos. Pero me ignoran porque me comporto como una persona sosegada y civilizada.

Bien, tal vez tenga razón. Desde luego, Poul se cuenta entre los individuos más civilizados que conozco. Es extremadamente tranquilo, habla en voz baja y, por lo que sé, jamás ha ofendido a nadie, puesto que se muestra cortés, considerado y previsor al máximo. Su recompensa es que la gente tiende a mirarle bien, lo cual es perfecto.

Por supuesto, debo defender a los carismáticos. Ni por un segundo pienso que Harlan, por ejemplo, se comporte como lo hace con la intención calculada de llamar la atención y vender libros. Yo sé que no lo hago.

Cuando Harlan pierde los estribos y suelta una serie de invectivas de color subido, es porque no puede remediarlo. A veces, se perjudica de esta manera, y no reaccionaría así de saber cómo no hacerlo. En cuanto a mí, cuando beso a las chicas no es porque crea que una reputación de «adorable libertino» (poseo una placa que me entregaron en una convención con esa frase, como la razón de obtenerla) prestará más color a mis historias, realmente sin colorido. Lo hago porque me encanta besar a las chicas.

Si Harlan o yo nos viésemos obligados a asistir a una convención, o a cualquier asamblea, y actuar queda y civilizadamente, es posible que explotásemos por combustión interna. Por otra parte, creo que ni las amenazas de una tortura inminente podrían obligar a Poul Anderson a cometer algunas de las tonterías que Harlan y yo solemos cometer.

Es así..., pero no te preocupes, Poul, tú posees más Hugos que yo, y todos te queremos también.

***

Tirado da antologia Los Premios hugo 1978-1979
Introdução e Notas de Isaac Asimov
Introdução ao Conto La Luna del Cazador, de Poul Anderson

Título original: The Hugo Winners
Traducción: M. Giménez Sales y Francisco Blanco
©1980 por Doubleday and Company
© Ediciones Martínez Roca. S. A.
Gran vía 774 - Barcelona

Nenhum comentário:

Postar um comentário