quinta-feira, 21 de agosto de 2014

Filmografia de Ficção Científica — The Thing from Another World (O Monstro do Ártico) - 1951

The Thing from Another World (O Monstro do Ártico) - 1951


Outro filme de forte cunho militar, dirigido por  Christian Nyby e Howard Hawks (não creditado), leva o perigo do desconhecido para os confins do Ártico, onde uma equipe mista de cientistas e militares encontra um disco voador e uma criatura alienígena congelada nas geleiras. A nave explode na tentativa de retira-la dali, mas a criatura é encaminhada para a pesquisa e se descobre que é uma espécie vegetal que se alimenta de sangue humano. Obviamente a criatura escapa e fica perambulando pela base e sorvendo o precioso sangue militar americano, até ser eliminada como convém a essa espécie de vampiro vegetal.

Um filme considerado por muitos o melhor da época, eu não chegaria a tanto, mas é um bom filme, principalmente por ter sido roteirizado por Charles Lederer, Ben Hecht e o grande realizador do cinema americano Howard Hawks, à partir do conto longo de John W. Campbell "Who Goes There?" publicado na revista Astouding Science Fiction de 1938, com o pseudônimo de Don A. Sturt. Não se deve esquecer que John W. Campbel foi um importante editor de FC, que lançou toda uma geração de bons escritores como Robert Heinlein e Isaac Asimov.

Encontrei essa interessante comparação entre o filme e a história original, no prefácio da tradução espanhola do conto ¿Quién hay ahí?, que transcrevo a seguir:

"La idea orig­i­nal para El enigma de otro mundo apareció en el número de agosto de 1938 de la re­vista As­tound­ing Stones. El prolífico di­rec­tor de esa re­vista, John W. Camp­bell, Jr., es­cribió esta im­pre­sio­n­ante his­to­ria con el seudónimo de Don A. Stu­art (por su es­posa, Donna Stu­art), y se con­virtió en un éxito in­medi­ato.

Mas de una do­cena de años más tarde, al prin­ci­pio de la era nu­clear, el no­table di­rec­tor-pro­duc­tor Howard Hawks re­alizó su pro­pio tratamiento para la versión cin­e­matográfica de esta his­to­ria clásica de in­vasión alienígena Las dos ver­siones son tan dis­tin­tas que una com­paración di­recta es to­tal­mente im­posi­ble, y sería difícil de­cidir cual de las dos es más ex­ci­tante.

En la nov­ela, la tensión gira en torno a la ha­bil­i­dad de la Cosa de cam­biar de forma y asumir la iden­ti­dad de los hu­manos, tras elim­i­nar con­ve­nien­te­mente a los orig­i­nales. Así, de­struir al mon­struo se con­vierte en algo más bien se­cun­dario ante la necesi­dad de iden­ti­fi­carlo.La idea del "ca­maleón alienígena" fue aparente­mente desechada por el guion­ista Charles Laderer, que pre­firió en vez de ello in­sti­lar en la criatura cin­e­matográfica la ter­ri­ble ha­bil­i­dad de re­pro­ducirse a sí misma a un ritmo sor­pren­den­te­mente acel­er­ado.

En el primer bor­rador del guión, el mon­struo se parecía mucho a la de­scripción orig­i­nal de Camp­bell de un gi­boso antropoide con tres ojos, pelo azul pare­cido al cau­cho y tentáculos afi­la­dos cómo nava­jas. Sin em­bargo, en pos­te­ri­ores ree­scrit­uras, la apari­en­cia de la Cosa fue de­fin­i­ti­va­mente cam­bi­ada a la de un gi­gan­tesco y calvo hu­manoide pare­cido a Franken­stein. Puede que eso no hiciera mucho por mejo­rar la his­to­ria, pero hizo mar­avil­las con la car­rera del fu­turo Sher­iff Dil­lon, James Ar­ness…, que por aquel en­tonces fue elegido entre cien­tos de as­pi­rantes para in­ter­pre­tar el poco usual papel de in­va­sor del es­pa­cio.

El alto actor de metro noventa de es­tatura fue tan solo el primero de una serie que re­flejó la mul­ti­tud de “Cosas” que podían in­vadirnos du­rante el boom de películas de cien­cia ficción de los años 50. ¿Quién está ahí? y el film que in­spiró de­sple­garon un número in­con­table de otras criat­uras en películas con títulos tan es­peluz­nantes como El hom­bre del plan­eta X, In­va­sores de Marte y Vino del es­pa­cio ex­te­rior.

Pero es­pec­ta­dores y críticos están de acuerdo en que ninguno de esos en­sayos pos­te­ri­ores igualó la fuerza com­bi­nada de la nov­ela base de John Camp­bell y la com­pul­siva versión cin­e­matográfica de Howard Hawks."


Nenhum comentário:

Postar um comentário